Auto de Fe

Tour de Francia 2017 | Etapa 5: Vittel - La Planche des belles filles

La quinta etapa del Tour de Francia debía comenzar esta mañana pero lo hizo ayer, inmediatamente después de la victoria de Arnaud Démare al sprint.

Se disputó entre los gigantescos autobuses de los equipos profesionales, alrededor de corros de periodistas, en el hospital, en varios hoteles y también en las redes sociales. La batalla se ha prolongado hasta el amanecer, cuando Peter Sagan se ha marchado en un coche de su equipo hasta el aeropuerto más cercano.

Al actual campeón del mundo lo condenaron, por este orden, las confusas imágenes televisivas, la actitud del equipo Dimension Data y la oscura Unión Ciclista Internacional (UCI) que gobierna este deporte. Las masas –y los medios de masas–, ávidas de sangre, no dudaron: Peter Sagan, culpable.

No hubo más discusión. Según la versión oficial, el maillot arcoíris golpeó deliberadamente con su codo a Mark Cavendish, que acabó en el hospital con la escápula rota.

¿Que el codazo no existió? No importa. ¿Que Sagan no fue el único en cambiar su trayectoria durante su sprint? Da igual. Las normas, en el ciclismo profesional, están para ser interpretadas de forma aleatoria. ¿A quién condenará la UCI en el próximo Auto de Fe?

Periodista. Fútbol femenino, ciclismo y Copa de Europa en primavera. Editor de Las Islas.

Periodista. Fútbol femenino, ciclismo y Copa de Europa en primavera. Editor de Las Islas.