Banderas./ Foto: CC Calbenido Flickr

La algarabía que estos días se ha apoderado de las calles de Cataluña se nutre de un componente psicológico poderoso: la sensación de estar alterando, en primera persona, una de las construcciones subjetivas más reseñables que el homo sapiens ha creado. El Estado –y su maraña gris de artilugios ideados para permitir el relajado discurrir de nuestra existencia– es la Hidra tenebrosa contra la que cualquiera puede verter su bilis.

Un clásico: eslóganes grandilocuentes./ Foto: CC fotomovimiento Flickr

Periodista. Fútbol femenino, ciclismo y Copa de Europa en primavera. Editor de Las Islas.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store