Fenómenos estelares del fútbol femenino nacional

Otoño en Sevilla./ © F. Alcalá-Zamora

Un prado de hierba en otoño, verdísimo tras la llovizna del amanecer, huele tan bien como los olores intensos que se perciben durante los sueños. El impulso infantil de saltar a revolcarse sobre la tierna capa de césped es innato. Son demasiados pantalones parcheados a la altura de la rodilla.

Ocurre que a veces el césped, por verde y mojado que esté, es invisible en lo que al sentido del olfato respecta. El oasis es de plástico; difícil olisquear lo artificial. Por suerte, lo que sucede sobre el campo es del todo real.

Y es que el fútbol femenino español, en crecimiento fulgurante desde hace unos años, ha entrado en una fase interesante: la inmediatamente posterior a una explosión estelar. Es una supernova que expulsa en todas las direcciones energía e ingentes cantidades de elementos químicos, preparados para dar origen a nuevos cuerpos celestes.

En ese periodo de agitación e imprevisibilidad se mueve un deporte marcado por la imponente sombra de su hermano mayor masculino. El resultado es psicotrópico: equipos que nacen, ganan y desaparecen a la velocidad de la luz, clubes históricos en tierra de nadie, nuevas dinastías de campeones alternativos y selecciones nacionales en construcción.

Si el sistema en su conjunto está en ebullición, algo similar tiende a ocurrir durante los noventa minutos del partido. El Real Betis v Athletic Club disputado el domingo bajo el clima cambiante del otoño sevillano fue un buen ejemplo de este peculiar microcosmos.

Sobre el césped, dos entidades centenarias. Y sin embargo, lejos del anquilosamiento producido por el peso de esos escudos, el balón lo disputan dos equipos vivaces, de espíritu cambiante y movidos por fuerzas extrañas.

Señales sobre el verde./ © F. Alcalá-Zamora

Durante una hora el Betis disfruta del juego, enhebra jugadas y encuentra el gol con facilidad. Los tres goles de la ya veterana Priscila Borja son una oda al despliegue de habilidades ofensivas.

Eran felices las verdiblancas hasta que llegó el apagón: diez minutos inexplicables en los que la Blitzkrieg atacante del Athletic fue suficiente para igualar la contienda. A balón parado y ayudadas por una llovizna propia de los campos de Lezama, las visitantes impartieron una fugaz lección de eficacia que dio al traste con la lógica narrativa por la que el partido parecía discurrir.

El resultado, desde entonces, quedó empequeñecido; apenas la difusa silueta que enmarca la nube de átomos de esta supernova sevillana. Lo fundamental entre esa maraña futbolística estaba en las pequeñas, aunque evidentes, congregaciones de material valiosísimo que comienza a agolparse en torno a algunos dorsales.

Del lado de las Trece Barras, el ‘8’ de Irene Guerrero y el ‘17’ de Rosa Márquez, junto a una línea defensiva con una prometedora media de edad de 22,2 años, son todo lo que el Betis necesita para reafirmarse en su apuesta de futuro. Y hay más.

Enfrente, y por parte de un Athletic que optó a la par por veteranía y juventud en una perfecta proporción 50/50, dos nombres propios simbolizan todo lo que está por venir en el fútbol femenino nacional.

Damaris Egurrola en el centro del campo y Lucía García en la delantera, 19 y 20 años, son muestra palpable del salto adelante técnico, táctico y físico que la nueva generación de jugadoras puede representar. La clase se les cae de los bolsillos.

El despliegue de Damaris en la medular siempre merece capítulo aparte. Sin balón, la ‘6’ abarca la parcela ancha con seguridad y no rehúye el choque ni las disputas aéreas durante 120 minutos. Con la posesión, basta con ver sus primeros toques, pues radiografían todo lo que será.

Al igual que ellas, a lo largo de la geografía española afloran casos similares. Destellos de brillantez que, más allá de reafirmar el presente, definen lo que apunta a ser un futuro para el recuerdo.

Jugar a fútbol sobre césped artificial es un mero trámite intermedio. Una rémora a conjugar en pasado. La expansión del talento de estas futbolistas comienza ahora. Y su reinado, mañana.

Noviembre de 2018,

Fernando Alcalá-Zamora.

Periodista. Fútbol femenino, ciclismo y Copa de Europa en primavera. Editor de Las Islas.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store